José Saramago en Lisboa

Por Maite Ruiz de Larramendi

Saramago001Un viaje a Lisboa siempre reconforta y más si es diciembre y en Pamplona sopla un aire inequívoco de nieve cercana.

Me recibe con calidez la ciudad de Pessoa y de Saramago, de las librerías de viejo y de los antiguos cafés, del olor a sardinas y de fados hermosos y tristes. Visito la Fundación de José Saramago(www.josesaramago.org), una institución cultural que tiene su sede en la Casa dos Bicos. La casa cuenta con una exposición permanente sobre la vida y obra del escritor, además de una librería muy completa.

Autor de más de cuarenta libros, Saramago nació en la aldea de Azinhaga. Las horas de lectura en la Biblioteca Pública del Palacio de las Galveias fueron fundamentales en su formación: “Y fue ahí, sin ayudas ni consejos, guiado por la curiosidad y la voluntad de aprender donde mi gusto por la literatura se desarrolló y se afinó”.

La Fundación ha seleccionado para su folleto una frase de un inequívoco contenido ético: “Nuestra tarea consiste en hacernos más humanos”. Recojo también otras palabras sobre su obra: “Practicó a lo largo de su producción narrativa, tanto la desmitificación de la Historia convencional como la censura activa de los desvíos contemporáneos, tomando siempre como referencia la esencia humana de la vida, la solidaridad, la compasión, el respeto al otro y la relatividad del punto de vista”.

Descubro ese mismo día una pequeña joya, un libro publicado en Alfaguara, José y Pilar. Conversaciones inéditas. En él me entero de que la gran decisión de su vida la toma a los sesenta años cuando decide dedicarse a la escritura. Por su parte, Pilar habla en una entrevista de una gran amiga y escritora, Dulce Chacón. Enferma de cáncer , estuvo hospitalizada durante cierto tiempo y volvió a casa para morir. Desde su hogar envió un SMS a sus amigos, que decía: “La cocina huele a tomillo, algo pasa en esta cocina, quizá sea la vida”. Así se despidió de ellos. Al día siguiente murió. Me gusta la anécdota y la humanización de lo que nos rodea, el aroma a tomillo: la vida.

Termino con un pequeño consejo para los amantes de las librerías, en Lisboa se encuentra la mayor del mundo (http://www.milenio.com/cultura/mira-libreria-antigua-mundo-3-siglos).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rincón del viajero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s