“Mejillones para cenar”, de Birgit Vanderbeke

Miércoles 2 de mayo

El 2 de Mayo tuvo lugar la última reunión del club de lectura de este año. En esta ocasión contamos con una  presencia muy especial, Ana Moreno acudió con su hijo Hernán, un cálido recibimiento al miembro más joven del club de lectura.

La merienda corrió a cargo de Teyo López que nos preparó un plato de mejillones para merendar, acompañado de dos botellas de vino blanco. Nos aseguró que no había sido necesario limpiarlos en la bañera y que él no los había oído gritar y revolverse mientras los cocían.  También nos comentó que la traducción del título alemán sería : “comida de mejillones”.

Todos manifestamos el miedo, pavor y angustia que nos había provocado el libro. Destacamos el ambiente opresivo que se crea durante todo el relato, la forma en que va creciendo la tensión y el miedo. La violencia y tiranía que destila cada una de sus páginas.

Consideramos que la novela es una excelente crítica al patriarcado, a la familia estructurada en torno a la figura dominante y tiránica de un padre, a la utilización de la violencia hasta en los aspectos más cotidianos de la vida.

También se insistió en la metáfora que se establece con los sistemas políticos de las dos Alemanias después de la guerra mundial. Un control absoluto con reglas férreas basado en la violencia y sostenido por la delación.

Surgió un interesante debate sobre el final abierto del libro. Son las 10 y el padre no ha aparecido en casa, suena el teléfono y … ¿Qué ha ocurrido? sugerimos varias posibilidades: el padre ha muerto en un accidente;  está herido y se encuentra en el hospital; se ha fugado con la secretaria de las uñas perfectas; es un simple retraso y va a volver como si nada. Quizás el final más inquietante que se propuso fue que iba a volver y todos se iban a “amoldar” de nuevo  a sus deseos y órdenes. La posibilidad de que hubiera muerto era la más liberadora.

En cuanto al estilo se comentó que la escritora suele elegir el punto de vista de los niños y adolescentes para hacer su crítica a la institución familiar. Usa pues la primera persona dando la voz a la hija mayor de la familia. El estilo es como un monólogo interior, obsesivo y repetitivo que ignora los signos convencionales de puntuación. A algunas personas esta característica les impidió disfrutar de la novela, a otras en cambio les pareció que contribuía a construir la atmósfera opresiva del libro.

El libro gustó: obtuvo una media de notable. Cinco personas le concedieron un  siete y seis le dieron un ocho. Dos fueron los votos discordantes, hubo un cinco y un cuatro.

Si queréis profundizar sobre la autora y la obra os recomiendo estos enlaces.

La página oficial de la autora, que es una de las mejores escritoras actuales de Alemania. https://www.birgitvanderbeke.com/

A parte del tema central de la obra, subyace en todo el relato un tema político sobre las dos Alemanias y sus modelos sociales. Os invito a echar un vistazo a este enlace:

https://www.infolibre.es/noticias/los_diablos_azules/2018/04/20/patriarcado_con_mejillones_81941_1821.html

Una interesante valoración en euskera de la traductora del libro:

http://hautatzen.net/3-sesion-del-taller-de-lectura/

"Mejillones para cenar"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2017-2018 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s