“Una lectora nada común”, Alan Bennett

Sesión 3
Miércoles 14 de diciembre de 2016

alan-bennett011Comenzamos la sesión dando la bienvenida a José Ramón Uriarte que se incorpora al club. Bienvenido.
alan-bennett001En una rápida ronda de intervenciones dimos la opinión y valoramos el libro: Fueron mayoritarios los seises aunque ocho personas lo puntuaron con notable. Destacan dos suspensos porque les pareció: “ un cuento”, “banal”, un “libro entretenido”… Sin embargo los que le concedieron nota alta valoraron sobre todo “la ironía sutil”, “la crítica al poder” o “su didactismo”.

Es verdad que bajo la apariencia de una novelita sobre los gustos lectores se esconde un canto al poder de la literatura en la liberación de las personas, una “apasionada defensa del poder civilizador del arte”.

Son constantes las referencias a autores ingleses, clásicos y contemporáneos, si se “googlean” los autores que se mencionan en el libro se descubre una segunda lectura mucho más irónica, humorística y crítica de lo que parece en un principio.

Por ejemplo, es hilarante la escena en la que explosionan un libro olvidado por la reina en un carruaje . Se trata de “Hotel du lac” de Anita Brookner, una autora contemporánea cuya temática es el aislamiento social en personajes femeninos. “El libro es un artefacto para encender la imaginación” concluye la reina.

alan-bennett002También destaca el fragmento en el que la reina decide leer algo durante la alocución navideña. Piensa en un principio en Thomás Hardy y su poema “La convergencia de dos” un poema sobre la imposibilidad de controlar el mundo, un diálogo entre el iceberg y el Titanic, una lucha entre la naturaleza y la civilización.

Al final acuerdan que leerá el prólogo de “Historia de dos ciudades “ de Charles Dickens :

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. todo lo poseíamos pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo u nos extraviamos por el camino opuesto. en una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que , tanto en lo que se refiere al bien, como al mal,sólo es aceptable la comparación en grado superlativo.”

alan-bennett003Sin embargo es en el discurso final de la fiesta de su 80 cumpleaños cuando la crítica a la sociedad contemporánea, a la política y al poder se vuelve
demoledora. Recomendamos volver a leerlo.

El poder de la lectura ha humanizado a la reina. La única consecuencia lógica será la abdicación porque al volverse “humana” no puede seguir participando en el juego “inhumano” del poder.

A las 5 de la tarde, hora inglesa en London y Zizur comenzamos a tomar el té preparado para la ocasión por Nati Domingo y Maite Ruiz de Larramendi. Infusiones, pastas y hojaldres de almendras. Todo exquisito y con una presentación digna de Buckingham Palace.

alan-bennett012

En esta ocasión dos objetos del libro tomaron vida, Carmen Bernaola trajo a Babar montado en su automóvil en recuerdo al episodio en el que la reina empieza a leer en voz alta en sus visitas a las escuelas.

Piluka Labayen consiguió la libreta en la que la reina tomaba notas mientras leía. En un primer momento eran simples anotaciones pero poco a poco empezó a escribir pensamientos propios como: “ yo tengo que parecer un ser humano en todo momento, pero no por fuerza serlo. Siempre he tenido y tengo personas que lo hacen por mi” “no pones la vida en los libros, la encuentras en ellos” :

Finalmente destacar que el libro es un verdadero alegato en contra de la homofobia. Es larga lista de autores homosexuales que va desgranando en el libro. Algunos de ellos:

  • Jean Genet, escritor francés homosexual, ex presidiario e izquierdista,
  • David Hockney, pintor californiano famoso por sus cuadros de desnudos masculinos en piscinas),

alan-bennett004

  • J.R. Ackerley, editor de la revista semanal de arte de la BBC, abiertamente gay,
  • Kilver, párroco galés del XIX al que “le gustaban las niñas”,
  • Philip Larkin, escritor misógino, pornográfico y racista,
  • Marie Renault, novelista contemporánea especialista en novela histórica con temática homosexual.

Habrá que agradecer a Norman que nos haya descubierto este mundo.

La próxima lectura será “Fiesta “ de Hemingway. Un clásico sobre el que siempre se habla pero que pocas personas han leído.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2016-2017 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Una lectora nada común”, Alan Bennett

  1. ALAN BENNETT EN DEFENSA DE LAS HUMANIDADES, por Teresa Choperena.

    Una lectora nada común es un texto original. Quizá resulta un tanto falsa la falta de credibilidad con que el autor aborda al personaje principal. La reina de Inglaterra no es una persona, sino una caricatura construida a lo largo de las páginas a partir de algunos de los tópicos más famosos sobre ella. La evolución de esta figura es, además, demasiado veloz. En un lapso breve de tiempo pasa de ser una máquina del protocolo insensible e inhumana, a una mujer empática y consciente de sí misma y de su entorno, lo que resulta necesariamente inverosímil.
    Ahora bien, la simplicidad del personaje no quita para que Bennet sea capaz de ofrecer en poco más de cien páginas, y de una manera elegante y sutil, una crítica feroz a la sociedad. Una sociedad profundamente utilitarista en la que solo se valora la actividad práctica. Al comienzo de la novela la reina es una autómata que ejerce sus labores con una perfección incuestionable; es más, con una precisión y frialdad para todos elogiable. Sin embargo, conforme el personaje se adentra en el mundo literario, va cobrando autonomía, los errores afloran y, en consecuencia, aparecen las críticas y los intentos por devolverla a su estado inicial. De hecho, en el momento en que decide, por fin, tomar las riendas de su vida y dedicarse, no ya a la lectura, sino a la escritura, todos coinciden -ella también- en que ya no es apropiado que siga siendo reina. El mensaje del novelista es claro: LA LECTURA HUMANIZA. Y esto es peligroso. ¿Qué puede llegar a ser de una sociedad que valore más el conocimento que la práctica útil e inmediata? ¡Menuda osadía! Y es que aunque el personaje y su evolución sean exagerados, me parece que el esfuerzo por transmitir esta idea no deja de ser loable. En efecto, la literatura -el arte en general- nos hace más humanos y en consecuencia, aunque no guste, nos hace mejores. ¡Ojalá demos con la fórmula secreta -al menos para mí es desconocida- que nos haga ser capaces de transmitir este mensaje tan verdadero a nuestros alumnos! Y, ya que estamos: ¿por qué no también a nuestros políticos?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s